0

Carrito

Hoy sentí un llamado especial, una energía, un pensamiento que ha hecho que me encuentre en este momento aquí en esta conversación.

A veces no sabemos cual es el siguiente paso, cual es la siguiente gran acción que debo tomar y se siente como si todo hubiese terminado.

Hace unos días tuve una conversación con un papá, alguien que ama a su hijo tan profundamente que ha acudido a mi y que el universo me ha puesto en su camino para transmitir un mensaje, un mensaje tan profundo y lleno de amor que justo en este momento llena mi alma de felicidad y mis ojos de lágrimas.

Se trata de una persona como tú, que sigue lo que hago en el mundo, que admira mi trabajo y conecta conmigo. Me ha dicho que lleva un buen tiempo siguiendome, ha visto todas mis conferencias, mis consultorías, en vivos, textos y me encontraba aquella tarde de miércoles hablando con él telefónicamente ya que mi equipo me pidió que lo contactara debido a que era un caso especial el cual brindamos soporte y acompañamiento; se encontraba ordenando la compra de mi libro PUEDO MORIR MAÑANA: LAS BASES DEL ÉXITO.

Hablando con él se sincera y me dice:

  • Jhon, voy a ser honesto y pedirle un favor enorme, quiero este libro para dárselo de regalo a mi hijo, ¿podría usted por favor realizar un video especial para él? hace días casi lo pierdo, se quería suicidar.
    Continúa diciendo:
  • ¿Cree usted que le será de ayuda? (Con voz de esperanza)
    Le respondo:
  • Gracias por confiar en mí y contármelo; lo que acaba de expresar ha tocado las fibras de mi ser. Este libro está hecho con AMOR, es una expresión de AMOR tan grande que se que es igual a la que siente usted por su hijo, así que al dárselo le estará transmitiendo eso a él.
    Me siento identificado con ello y me ha sacudido ya que yo intenté suicidarme en un momento.
    Y claro, te ayudaré con tu petición.

Escucho un suspiro por el teléfono y me dice con voz más tranquila: Gracias Jhon Jadder.

Finalicé diciendo: Es con mucho amor, continuará en contacto con mi equipo y será un placer ayudarte. Te envío un abrazo y nos vemos. Saludos a tu hijo.

Desde ese día quedó rondando en mi cabeza la historia de este papa e hijo, y me removió los recuerdos de aquella semana tormentosa del 14 de marzo del 2019, donde en medio de una depresión profunda, estrés, ansiedad, angustia, desconsuelo, miedo, sentimiento de soledad, desánimo, existencialismo y un sin fin de emociones hacían que sintiera que todo estaba llegando a su final y que yo era el que debía ponerle PUNTO.

El 14 de marzo del 2019 era un lunes, semana de pago de colaboradores, contaba con mi equipo quien trabajaba desde mi oficina en aquel entonces en la ciudad de Cali y empezaban actividades a las 8 de la mañana.

Yo, por lo pronto, despertaba en mi habitación llorando, mis sueños eran pesadillas, desde antes de abrir los ojos salían lágrimas de mí, me levantaba de la cama llorando, con la poca fuerza de voluntad para ir al baño y tomar ducha (llorando), me veia en el espejo y pensaba… Bueno, voy a vender todo, mi empresa, pago los compromisos y responsabilidades que he adquirido… y… me suicido. Las demás personas no deberán sufrir por mi. Esta es una decisión mía.

No desayunaba, lloraba todo el día, tirado en cama hasta las 2pm; cuando salía a la oficina, llegaba con una gran sonrisa y motivando a mi equipo para realizar sus actividades. Sobre las 6 de la tarde, una vez veía como se iba mi última colaboradora… automáticamente… empezaba a llorar desconsolado.

Así lunes, martes, miércoles, jueves creando mi plan como si estuviera diciendo: Bueno, voy a organizar mi maleta y tomaré el siguiente vuelo a un lugar.

Una completa naturalidad, como si pensara, ok, ahora me organizo y salgo a desayunar.

Así pero pensando… me voy a suicidar. No quiero estar más aquí.

Llegaba a mi habitación llorando, y me dormía llorando. Realmente no se de donde salían todas esas lágrimas.

El día viernes agotado, sin esperanza, pienso:

No voy más, me voy a suicidar, tomé el carro, lo encendí y abrí el garaje, pensando en: ”saldré, voy y me estrello en una autopista a alta velocidad”.

Cuando estaba dando reversa para salir del parqueadero, una energía, un impulso me hizo tomar el volante y en medio de un gran llanto grité…. qué estoy haciendooooo!!!!! Necesito ayuda!

Tomé el teléfono, entré a google y busqué una línea de psicología y encontré un 018000 de prevención del suicidio.

Irónico que con miles de seguidores, un celular con más de 10.000 contactos, colaboradores, amigos, conocidos y la única persona con la que hablé en ese momento fué una psicóloga completamente desconocida quien me dijo:

  • Hola, soy la psicóloga María de la línea de prevención del suicidio. ¿Cómo te llamas?
  • Hola, soy Jhon Jadder Buitrago Valencia
  • Jhon, un gusto… Cuéntame, ¿qué te trae aquí?
  • Estoy en este momento en mi carro y me voy a ir a estrellar, quiero suicidarme
  • Entiendo, ¿cuáles son las razones?
  • Me siento solo, no tengo a nadie, estoy quebrado economicamente, tengo colaboradores y esta semana es quincena y no les he podido pagar su nómina. Terminé con mi pareja…
    – Continué dándole una lista de razones por las cuales no deseaba continuar con mi vida y preguntó –
  • ¿Y esas son las razones? ¿por ello te quieres suicidar? (confirmando lo que le estaba diciendo).

Esa pregunta me desarmó, ví todo por un momento y pensé… mi vida es más importante que esas cosas… soy un estúpido. (Me avergüenzo)

No di respuesta y colgué el teléfono, tenía pena… claro… mi alma tenía pena.

Que pena sería terminar con una oportunidad de experimentar nuevas cosas.

Que pena sería no darle oportunidad al universo y tiempo para que todo lo que nos parece un desorden, se organice.

Después de haber colgado, me escribieron al WhatsApp, habían tomado mi numero y se encontraban preocupados, pensando quizá: Colgó y se está suicidando.

Me preguntaron: Jhon, ¿estás bien? Estás ahí? Soy la psicóloga con la que acabas de hablar por el teléfono.

Respondí: Si, sigo aquí. Gracias por su ayuda, no me voy a suicidar.

Finalizaron: Por favor escríbenos, aquí estarémos.

Después de ello, no se solucionó o se desvaneció por completo esos sentimientos negativos, tampoco se removió la idea de continuar con el plan. Por el contrario… empezó el verdadero reto.

El encontrarme conmigo cara a cara y continuar viviendo, de continuar descubriendo mis emociones, mi programación… allí empezó realmente el crecimiento.

Esa noche de viernes por intuición cruce las piernas en mi cama, me puse en posición de flor de loto (que en ese momento no sabía que se llamaba así) y empecé a meditar.

Luego llegó a mi una canción la cual compartiré contigo a continuación. Se llama CREERÉ – TERCER CIELO.

Cuando empecé a escucharla me tiré al suelo de rodillas y llorando pedí a algo, a alguien, o a lo que fuera que me estuviera escuchando fuera de este planeta… AYUDA.

Sentí una energía que me abrazaba y me reconfortaba en ese momento. Sentía como todo ese tormento y esa oscuridad se empezaba a despejar a lo lejos al ver una pequeña luz que daba un poco de iluminación a tanta negatividad en mi cabeza.

Esto anunciaba el nuevo comienzo, el volver a empezar.

Te amo.

Realmente tuve que sacar muchas fuerzas para escribir esto, aún salen lágrimas de mis ojos, pero lágrimas de felicidad, de orgullo, de saber que así como algo me ayudó en su momento y aún lo sigue haciendo porque no se ha ido. Continua conmigo y me ha dado lecciones inmensas las cuales me han traído aquí a estar sentado en un balcón viendo una avenida rodeada de hermosos árboles y edificios.

Pienso en… ¿qué hubiese sucedido si…? y luego ¿qué sucedería si… si logro lo que quiero?…

Y me llena de amor el pensar en que ahora con mi mensaje, con mi experiencia, con mi vida ayudo e inspiro a millones de personas y seres maravillosos en el mundo… COMO TÚ.

Tú que estás leyendo y estás pensando, has pensado en terminar con tu vida, te sientes perdido, solo ó no lograr comprender y organizar el fluir de tu vida… te digo lo siguiente:

Te entiendo, entiendo lo que estás viviendo, porque yo también lo viví, ví oscuridad, vi espantos en mi habitación y ví como terminaba conmigo poco a poco. Así que no eres el único, no estás solo… YO ESTOY CONTIGO.

JHON JADDER BUITRAGO VALENCIA

Gracias por hablar conmigo, me dí la oportunidad de continuar y por ello estoy aquí, ayudando a hacer UN MUNDO MÁS POSITIVO.

Dejame tu mensaje, escríbeme por aquí, por redes, por donde desees, siempre, siempre, siempre responderé con una sola cosa: CON AMOR.

Jhon Jadder

Jhon Jadder

Escritor, filántropo, visionario y empresario. Autor✍️ del libro “PUEDO MORIR MAÑANA”.

Leave a Reply