0

Carrito

Debía escribir, realmente, es que siento como todo fluye, cada palabra.

Cuando hablamos de la palabra estamos también hablando de la confianza, el confiar en lo que los demás dicen, en lo que nosotros decimos y cómo expresamos las cosas hacen parte de lo que hará que marque nuestro éxito o fracaso.

Muchas personas sufren de bajo autoestima, de desconfianza. Y claro, la confianza se gana, se construye… en una ocasión una de mis coaches y amiga Rosi Portero, con quien vivía en la paz, baja california sur en méxico me dijo: ”Jhon, con el simple hecho de decir que vas a hacer algo y no hacerlo, ya será suficiente para bajar tu nivel de confianza”.

¿Cómo incrementar el nivel de confianza?

Bueno, cumpliendo tu palabra. Con cosas tan sencillas cómo:

Si dices que te vas a levantar a las 5:00am. ¡Levántate!

Si dices que llamarás a una persona a X hora. ¡Llámala!

Si dices que harás X cosa en X momento. ¡Hazlo!

Si dices que vas a comer X cosa. ¡Comelo!

Si dices que vas a salir a X lugar en X momento. ¡Vé!

Así incrementará tu confianza, la confianza en los demás, los demás hacia tí y finalmente tus proyectos darán resultado ya que estarás cumpliendo las cosas que dijiste que harías para llegar a un resultado deseado.

Yo soy una persona que lo que dice, hace. Es algo que está integrado en mis valores.

Incluso, en ocasiones tomo decisiones las cuales siento miedo en algún momento de llevarlas a cabo, después de haber tomado la decisión, sin embargo, lo que hago es… hacerlo. TENGO QUE CUMPLIR MI PALABRA. No por los demás. Por mí mismo. Ya que es mi palabra. Es mi confianza. Es mi decisión.

Vale más la palabra de un hombre que una firma en un papel.

Y es real, un papel es solo un símbolo, pero quien en verdad cumplirá lo que dice en el papel es aquella mujer, aquel hombre que tomó la decisión en un momento, movido y motivado por unas razones las cuales hicieron que diera una de las cosas más preciadas que tiene: SU PALABRA.

Así alguien haya firmado un papel, si es una persona que no tiene confianza y no cumple su palabra. Ese papel no valdrá NADA.

La palabra es creadora, es la que crea nuestra realidad, nos moldea y da vida a todo lo que vemos creado.

Cuando alguien se compromete a hacer algo, da su palabra y luego veo como no la cumple, me permite inmediatamente descubrir que su vida realmente no está ordenada. Porque así como no cumple su palabra con lo mínimo como es el hecho de devolver una llamada, o realizar algo en un momento determinado (algo tan sencillo), esa misma persona no será capaz de ejecutar otras acciones mucho más importantes en su vida.

Cuando no cumplimos nuestra palabra nos sentimos mal, frustrados, estancados, desconectados con el mundo y nosotros mismos.

En lo personal, solo trabajo con personas que cumplen su palabra, ya que se que son las más comprometidas, son los que tendrán éxito.

Ayer tomé de un momento a otro una decisión, tomar un vuelo con destino a una ciudad. Compré el ticket inicial, sin embargo, en un momento pensé en NO tomar ese avión y quedarme donde estaba.

Sin embargo, me dije: Ok, puedes perder ese vuelo, no hay problema. Sin embargo, ya te comprometiste contigo mismo en hacerlo. Continúa adelante y termina lo que empezaste.

Así fue, empecé a empacar, hice check out en el hotel donde estaba, debía ir a un cajero, tomar un taxi al aeropuerto, e incluso me penalizaron en la aerolínea por no hacer mi check in a tiempo. En ese momento pensé en devolverme y ya no tomarlo, pues no quería regalarles mi dinero en algo que me parecía injusto. Sin embargo… tenían la razón. Yo no cumplí el tiempo y la palabra de hacer mi confirmación del vuelo entre el limite de horario establecido.

Como dice mi padre: Los errores, se pagan con tiempo, dinero o cárcel.

Y es cierto, ya había llegado muy lejos como para que un pago adicional en ese momento me hiciera perder el tiempo, dinero y energía invertido por llegar hasta al aeropuerto. Tenía solo 15 minutos, o sino, perdería el vuelo también ya que lo iban a cerrar. (Eso desencadenaría una lista de cosas por no cumplir mi palabra de volar, hubiese tal vez tenido que comprar otro vuelo ó regresarme frustrado)

A regañadientes, con rabia y un poco de frustración mientras por mi cabeza se me pasaba la idea de coger todo lo del counter de la aerolínea y tirarlo delante de todo el mundo (en un intento de pérdida del control, por ira) me mantuve controlado, calmado y finalmente pasé mi tarjeta solo para que me dieran un papelito y poder tomar el vuelo hacia mi próximo destino.

Llegué al destino, me recibieron muy bien, disfruté el viaje y conecté con personas maravillosas.

¿Gracias a qué?

Bueno, gracias a mi regla, a mis valores de CUMPLIR MI PALABRA y TERMINAR LO QUE EMPIEZO (No puedo dejar las cosas a medias, porque así mismo el universo hará con nosotros).

Imagínate ahora el universo, es una fuente poderosa e infinita. Supón que es una persona.

Tu a esa persona le prometes que harás y tomarás ciertas acciones en un momento determinado, el universo dice: OK. Te espero.

Pero tu no cumples tu palabra. ¿Cómo crees que te ve ese universo?

¿Merece recibir abundancia una persona que no cumple su palabra? No lo creo.

Si le presto dinero a alguien quién me promete que me pagara en X momento y no lo hace. ¿Crees que le volveré a prestar dinero? No.

Cuando un colaborador promete que va a realizar ciertas acciones en un determinado momento y no lo hace. ¿Crees que seguirá contratado en la GEJJ (Grupo Empresarial JJ)? No. Iniciará un proceso de pérdida de score o puntaje lo cual lo puede llevar a terminar el contrato con la compañía.

Y si un cliente no cumple con la palabra de realizar las acciones, seguir las recomendaciones para su negocio, marca, producto, servicio, etc. Solo me queda decir: Ok, no somos los indicados para ti.

Sencillo.

Allí la importancia de nuestros valores, de nuestra ética y nuestra conducta. Si ingresas en algún momento a www.grupoempresarialjj.com verás al final de la página un link que te llevará a conocer el código y conducta de la GEJJ, el cual todos los que estemos dentro del Grupo Empresarial JJ debemos cumplir, eso hace que hoy continuemos siento un holding de renombre a nivel mundial.

Lo hacemos por el universo, porque sabemos, que cuando cumplimos con nuestra palabra, el universo confía +MÁS en nosotros y nos da +MÁS para ayudar a +MÁS personas y así seguir haciendo un mundo +MÁS POSITIVO.

Incluso para nuestro propia confianza. Confiamos 100% y estamos completamente convencidos de que somos únicos y no tenemos competencia. Somos nosotros mismos nuestra propia competencia. Ya que son nuestras acciones las que nos llevarán al éxito o fracaso.

Mira tu presente, si no te gusta, es porque no has cumplido con tu palabra en el pasado. Si te gusta, es porque has cumplido tu palabra.

Hoy me gusta el lugar donde estoy, me encuentro tomando buenas decisiones, buenas acciones y continúo cumpliendo mi palabra para seguir haciendo un mundo más positivo. Por esta razón es que millones de personas confían en nosotros. Y no es por la palabra, es por cumplirla.

Esta conversación la hago con amor, comparte este amor a todas las personas que te rodean, copia y envía este enlace. También espero que cumplas tu palabra de hacer un mundo más positivo y dejarme un mensaje o respuesta aquí debajo. Te amo, hablamos en la próxima ocasión, mientras tomas las siguientes acciones, escucha la siguiente canción. Termina lo que empiezas ¡CARAJO!

Jhon Jadder

Jhon Jadder

Escritor, filántropo, visionario y empresario. Autor✍️ del libro “PUEDO MORIR MAÑANA”.

3 Comments

Leave a Reply