0

Carrito



Esa es la realidad, mi papá puede morir mañana, incluso ahora mismo, en el momento menos pensado. 
Y claro, es que en realidad todos podemos hacerlo en cualquier momento, sin embargo, es una prueba más difícil cuando te dicen los médicos: ‘’no hay más que hacer, lo que queda es preparar su muerte, su final de vida’’. ¿Cómo? Con medicamentos que lo único que harán es deteriorar más, teniendo en cuenta que su enfermedad es incurable debido a lo avanzada, la gravedad del asunto. 


¿Qué tiene? 
A decir verdad, muchas cosas, entre ellas una cirrosis crónica de base, diabetes y un gran tumor que atraviesa todo su estómago, que se alimenta y se conecta al hígado, a la vena porta, la que se encarga de drenar la sangre del intestino, el estómago, el bazo, el páncreas y las vesículas biliares hacia el hígado. 
Además de ello se encuentra esta importante vena con trombo y la sangre se ha quedado coagulado. En fin… sin contar con otros resultados y partes médicos. 


Mi padre ha sido en realidad, un padre, no solo para mí, sino para primos, familiares, personas de la calle, es ese tío amado, ese abuelo adorable, el que siempre está pendiente de todos, de todos. El correcto, el responsable. Una persona que tuvo la visión de emprender un camino, saliendo de su casa a los 12 años, sin zapatos, de una finca, con un poco más de 10 hermanos, en medio de la pobreza, la ignorancia, se fue a Cali con el pensamiento de que nunca llegaría a su vejes como aquellos que vivían a su rededor, hombres de más de 60 años ‘’voleando asador’’ (es decir, trabajando con pica y pala en las fincas, asolados y sin esperanza de una muerte digna).
Con esta edad, sin saber leer, ni escribir, con el espíritu lleno de miedo, salió adelante y creó una hermosa familia, con todas las comodidades, con lo necesario y hasta lo innecesario. 


Por parte de él, solo recibimos cariño, amor, ayuda y mucho apoyo. Cada momento. Un ser guerrero. Trabajador y muchas cosas más que reservaré un capítulo para ello más adelante. 


En medio de todo, mi padre ha estado 100% consciente de cada procedimiento que le han realizado, con sus 5 sentidos ha vivido en primera persona el final que a todos nos llegará en algún momento. 


¿Cómo me siento?


Agradecido con la vida por haber tenido la oportunidad de haberme dado la vida y haberme puesto en este lugar. Sé que todo evoluciona y siempre estaremos conectados desde donde sea que nos encontremos. Nada es casualidad y si nos encontramos en esta vida, es porque en lo que sigue tendremos un papel importante. 


Entre todo, mi padre ha solicitado en momento que sienta mucho dolor, ser realizada la eutanasia. Me encuentro satisfecho porque hemos hecho lo mejor, he dado lo mejor de mi, mi padre ha dado lo mejor de sí mismo, y los médicos han hecho un esfuerzo sobrehumano para encontrar una cura. 


Me siento agradecido con la vida porque nos ha permitido vivir este proceso en familia, unidos y no ha sido una muerte repentina, será una transición donde siento que sanaremos muchas cosas antes de verle partir. 
Me llena de tristeza el saber que no estará entre nosotros próximamente, pero eso solo es físico, ya que el amor es único e indestructible y siempre estaremos conectados desde donde sea que estemos. 
Más nostalgia me da el saber que él desea disfrutar a su familia, sus hijos, nietos, nietas, su propia vida. Pero me reconforta saber que él se siente realizado al ver su hermosa creación. También de que disfrutó su vida al máximo y el universo se encuentra haciendo cambios que para nuestro nivel de consciencia es difícil comprender. 


Te amo papá, gracias por haber sido incondicional, esa es la palabra más perfecta que puedo encontrar para describir la maravillosa persona que eres. 


Madre, hermanos, familia, amigos, conocidos, permanezcamos siempre unidos y agradezcamos a la vida por haber hecho de esta historia, una de película, una que servirá para muchos libros y que de seguro nos cambiará a todos para bien. Aprendamos de la valentía y la fuerza que ha tenido nuestro padre. 
Lo que el mas ama siempre fue y ha sido el mantenernos unidos. El sentirnos en familia y siempre estar cerca ya que  nosotros también podemos morir mañana. Aquí seguiremos hasta que nuestro padre lo decida. 
Te honro, te agradezco y te bendigo. 


Gracias gracias gracias. 


Y te felicito papá, porque realmente cumpliste tu sueño, y no terminaste como no querías, sino que terminaste rodeado de mucho amor, abundancia y de personas que te aman con el corazón. Porque te amo. Y sé que escucharás esto, porque aún estás. 
Pero cuando no estés, por favor, desde donde estés, asegurate estar siempre a mi lado. Te amo. 

Jhon Jadder

Jhon Jadder

Escritor, filántropo, visionario y empresario. Autor✍️ del libro “PUEDO MORIR MAÑANA”.

Leave a Reply